1/ 6

Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1/6 indicativo de menor riesgo y 6/6 de mayor riesgo.

Banco Santander está adscrito al Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito. Para depósitos en dinero el importe máximo garantizado es de hasta 100.000 euros por depositante en cada entidad de crédito.

Este indicador de riesgo hace referencia a la cuenta corriente Smart.

¿Cómo hacer un planning de estudio semanal para optimizar el rendimiento?

12/09/2022

Comparte en redes sociales:

Todos hemos sentido la tentación de dejar cualquier tarea pendiente para el último momento pero si además se trata de estudiar para un examen, las consecuencias de esa decisión pueden ser nefastas. Una correcta planificación semanal te servirá de gran ayuda a la hora de enfrentarte al estudio de manera organizada, estableciendo prioridades y tiempos para aumentar tu productividad. Aprende cómo hacer un plan de estudio semanal para optimizar tu rendimiento y enfrentarte a nuevos retos.

Calendario de estudio: ¿qué es?

Ya hemos hablado de cómo hacer un esquema para estudiar pero, ¿y un calendario? Un calendario de estudio es un horario planificado en el que aparecen distribuidas las materias que tenemos que estudiar. Para que realmente sea efectivo debe especificar cuánto tiempo vamos a dedicar a cada tarea y para ello antes es necesario evaluar cuestiones como la dificultad del temario o el tiempo real del que disponemos, así nos aseguraremos que la distribución será la acertada.

Planning de estudio semanal: claves para una buena planificación

La planificación para el estudio es imprescindible pero debe ser la correcta para que realmente resulte eficaz:

  • Antes de sentarte a diseñar tu calendario de estudio, debes organizarte teniendo en cuenta los temarios y el material con el que vas a trabajar y, por supuesto, tus horarios.
  • Lo más apropiado es centrarte en una planificación semanal en la que se reflejen los tiempos de estudio de cada día que deben adaptarse a tu propio ritmo personal. No todos necesitamos las mismas horas de estudio.
  • Para evitar el cansancio o la pérdida de concentración, puedes ir alternando contenidos para que la tarea no resulte tan monótona.
  • No huyas de los temas más complejos, tarde o temprano tendrás que enfrentarte a ellos y podría resultar que necesitas dedicarles más tiempo que el que habías previsto en un principio. Así que cuanto antes los abordes, antes sabrás si debes reestructurar el calendario.

Fija los objetivos en base al planning de exámenes

Como en cualquier estrategia que exija una planificación, debes comenzar fijando tus objetivos. Deben ser concretos y medibles. Recuerda que estás elaborando un calendario semanal, así que aunque tengas en mente que lo importante es aprobar determinada asignatura o una oposición, por ejemplo, comienza por establecer que metas pretendes alcanzar semana a semana sin perder de vista el planning de exámenes.

Contempla el tiempo total del que dispones para estudiar

Si te enfrentas a la tarea de cómo preparar un examen, antes de nada debes tener claro cuántas horas podrás dedicarle al estudio, para ello debes saber qué tiempo dedicas al resto de actividades de tu día a día. La mejor manera de comprobarlo es ir anotando durante un par de días tus horarios reales y a partir de ahí analizar si es necesario reajustar esos tiempos que inviertes en las comidas, los amigos, el deporte, el trabajo o dormir. Debes establecer prioridades.

Establece un horario para el estudio y el tiempo que dedicarás a cada bloque

Teniendo claro ya qué tiempo podrás dedicar al estudio llega el momento de distribuirlo. Tendrás que dividir la materia en bloques y evaluar la dificultad de cada uno para fijar cuánto tiempo vas a invertir en él. En ese planning de estudio semanal debe aparecer reflejado qué vas a estudiar en cada hora pero también los ratos que dedicarás al descanso, ya que es muy necesario para aumentar la productividad.

Aunque las técnicas de estudio son muchas, todas coinciden en algo, la planificación a lo largo de varios días, en los que además de estudiar tendrás que repasar lo ya aprendido.

Revisa y renueva el calendario semanalmente

Una vez que comiences a estudiar te darás cuenta de lo útil que resulta el calendario, eso sí, ten en cuenta que se trata de una herramienta flexible. A medida que vayas avanzando comprobarás si debes redistribuir los tiempos que has definido. Ese primer horario que han diseñado puede ser modificado para adaptarse mejor a tus necesidades. Quizá no hayas valorado bien la dificultad de algún tema, los tiempos para el descanso o simplemente habrá días en los que surja algún imprevisto.

Una correcta planificación del tiempo te permitirá sacarle un mayor rendimiento a tus horas de estudio. Por otra parte, si sigues un calendario estarás creando una rutina de estudio que rápidamente interiorizarás, tanto física como mentalmente y cada vez te costará menos concentrarte en la tarea. Recuerda que si aún no tienes claro qué quieres estudiar o cuál es el ámbito profesional en el que te quieres desarrollar, herramientas como Smart Talent Scanner te ayudarán a conocer tus intereses y apostar por tu verdadero potencial.