Cómo crear una cover letter

04/12/2018

Comparte en redes sociales:

Si estás buscando trabajo, sabes lo importante que es dedicar un poco de tiempo a preparar un buen currículum. Pero además de éste, también existe otra herramienta que te permitirá llamar la atención del empleador y convencerlo de que eres el candidato perfecto para ese puesto: una Cover Letter.

Esta carta de presentación te permitirá destacar tus puntos fuertes, diferenciarte del resto y completar la información de tu currículum. Y es que, aunque no siempre se le dé la suficiente importancia, puede llegar a ser la llave para una primera entrevista de trabajo. Por eso, aunque el puesto no lo requiera, siempre es positivo que la adjuntes.

Recuerda que la Cover Letter no es una copia de tu currículum, sino una manera de presentarte y mostrar que eres la persona indicada para ocupar el puesto de trabajo. Te da la posibilidad de resaltar tus conocimientos y habilidades, subrayar tus aptitudes y algunos rasgos de tu personalidad y mostrar tu motivación para formar parte de una empresa. Por eso, es recomendable que redactes una carta de presentación a medida para cada oferta a la que te presentes. Debe de ser breve, clara y concisa, además de real, creativa y personal.

Si todavía dudas de cómo hacer una carta de presentación, no te pierdas los siguientes consejos:

  • Cuéntales específicamente por qué estás interesado en trabajar en su empresa. Déjales claro que te acercas a su organización por razones muy concretas (a ser posible, que no sean las generales y típicas). Por eso, es importante que conozcas bien la empresa antes de redactar la Cover Letter.
  • Explica qué puedes aportar a la empresa si te escogen. Examina bien la descripción del puesto de trabajo y determina que requisitos son más importantes para el mismo, así podrás demostrar que tus cualidades y aptitudes encajan con su actividad. Resalta que eres capaz de cumplir con esos puntos clave (tales como la empatía, el trabajo en equipo o la productividad), al mismo tiempo, muestra tus capacidades y lo que puedes aportar, con tu experiencia y formación. Véndete como un producto que necesita la empresa.
  • Dirige la carta a una persona real dentro de la empresa. Por ejemplo, a nombre de la persona encargada de la contratación de personal, al del responsable de Recursos Humanos o al de quien esté a cargo del departamento en el que quieres trabajar.
  • Se tú mismo. Ser honesto y genuino vale mucho.
  • Cuida las formas. Lee la carta tantas veces como sea necesario, no cometas faltas de ortografía y cuida la sintaxis si no quieres causar una pésima impresión al seleccionador. Usa tiempos presentes y verbos de acción, que son más dinámicos.

El objetivo de toda carta de presentación es sobresalir y diferenciarse del resto de candidatos en un proceso de selección. Pero ésta no es la única herramienta que puedes utilizar, estar presente en diferentes portales de empleo como Trabajando.com o Universia te permitirán encontrar la oferta que estás buscando con mayor rapidez.

No te quedes parado esperando a que aparezca tu ocasión laboral. ¡Sé proactivo y aprovecha todas las oportunidades para conseguir ese empleo soñado!

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.