Dinámica de grupo: 7 cosas que debes hacer y 7 que no debes hacer

03/12/2018

Comparte en redes sociales:

Si estás en un proceso de selección laboral, además de la entrevista personal y un test psicotécnico, es posible que te tengas que enfrentar a una dinámica de grupo, una técnica que se ha popularizado notablemente en los últimos años a la hora de elegir el mejor candidato para cualquier oferta de empleo. Si quieres saber cómo afrontar una dinámica de grupo, aquí te ayudamos.

¿Qué es exactamente una dinámica de grupo?

Más que verla como una prueba que debes superar, la dinámica de grupo es una opción con la que cuentan los reclutadores para evaluar la personalidad y las capacidades de alguien, con el objetivo de comprobar si por tu forma de ser encajas en el empleo. De esta manera, se cercioran de que eres el candidato perfecto para ese puesto de trabajo.

Se trata de que los reclutadores conozcan cómo te desenvolverías en el ambiente laboral si te contrataran y tuvieras que hacer frente a diferentes situaciones de trabajo en grupo, de toma de decisiones, de conflicto… Más que tus conocimientos puros y duros, en una dinámica de grupo se tiene en cuenta tu personalidad y tu actitud, observando aspectos como el respeto, la sinceridad, la calma, la empatía, si sabes comunicar y escuchar, si tienes capacidad para negociar, persuadir o liderar o tu iniciativa y proactividad.

 

 

¿Cómo debes actuar en una dinámica de grupo?

  • Se auténtico y natural: actúa con normalidad y muéstrate tal y como eres. Solo así sabrás si tu personalidad encaja en el puesto. Intentar fingir alguien que no eres puede jugarte una mala pasada.
  • Cuida tu imagen y adécuala a lo que quieres proyectar: al fin y al cabo, estás en un proceso de selección. Mantén una postura corporal correcta en todo momento y cuida tu tono de voz y estado de ánimo, exaltarse o apasionarse demasiado puede perjudicarte.
  • La participación es fundamental en una dinámica de grupo: piensa que si te quedas a un lado o callado, no solo pasarás inadvertido para el grupo, también para el reclutador. Así que participa. Eso sí, hazlo con criterio, no de cualquier manera.
  • Habla alto y claro: en este sentido, cuando digas algo, que sea claro, bien argumentado y centrado en el conflicto o situación que estáis tratando. ¡Ah! Y no tengas miedo de decir algo incorrecto o que no se ajuste a lo que piensen los demás, si puedes argumentarlo de forma positiva, adelante.
  • Escucha a tus compañeros: interésate por sus opiniones y apúntalas, esto te ayudará a tomar decisiones posteriormente y a sintetizar las diferentes ideas que han salido en la dinámica. En todos los grupos encontrarás personas más lanzadas y otras más tímidas. Fíjate en estas últimas e invítalas a participar. Con ello demostrarás que eres observador y tienes capacidad de escucha.
  • Mantén una actitud positiva y respetuosa: Ya sabes que la actitud es muy importante en una dinámica de grupo, por eso, sé siempre respetuoso con el resto de tus compañeros. Si no estás de acuerdo con ellos y estás convencido de lo que dices, puedes rebatirles sus argumentos (recuerda que la seguridad en uno mismo también es un rasgo muy apreciado). Defiende tus razones, pero siempre con educación y tratando de buscar un consenso. Y es que si la mayoría de los candidatos piensa algo distinto a ti, también hay que saber ceder para poder llegar a la solución.
  • Trabaja en equipo: por todo ello, es interesante que trates de trabajar en equipo (otro aspecto muy valorado por las empresas). Piensa que buscan personas que aporten soluciones, ideas, que sean colaborativos los unos con los otros.

¿Qué no debes hacer en una dinámica de grupo?

  • No trates de destacar más que el resto o elimines al resto de compañeros. Está bien querer demostrar que eres un buen candidato, pero ser egocéntrico no es la mejor forma de hacerlo. Recuerda que la finalidad de las dinámicas de grupo es la resolución de un problema o una situación de forma colaborativa.
  • No monopolices la conversación ni interrumpas a tus compañeros, puesto que saber escuchar es una dote importante de liderazgo, igual que el trabajo en equipo.
  • No actúes con hostilidad a la hora de exponer y defender tus argumentos, menospreciando o criticando la opinión de los otros. El respeto, la diplomacia y la empatía se valora mucho en este tipo de pruebas.
  • Evita ser polémico o pretender estar en posesión de la verdad absoluta.
  • No te muestres inseguro.
  • No te precipites al hablar.
  • No te quedes callado durante toda la dinámica de grupo.

Recuerda que se busca ver cómo tú y el resto de candidatos actuáis en situaciones grupales, por eso, el mejor consejo que puedes seguir es estar seguro de ti mismo, actuar tranquilo y con normalidad, siendo tú mismo.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.