Reskilling: qué es y por qué deberías conocerlo

12/11/2021

Comparte en redes sociales:

Se llama reskilling al proceso de reciclaje profesional y formación para adaptarse a las nuevas habilidades y conocimientos que demanda el mercado laboral.

Estamos viviendo un momento de profunda transformación digital, y eso impacta en el mercado del trabajo. Según el informe de 2020 “El futuro del trabajo” del Foro Económico Mundial, 85 millones de empleos pueden verse desplazados en los próximos cinco años por un cambio en la división del trabajo entre humanos y máquinas, aunque la revolución robótica también creará 97 millones de nuevos empleos. Cifras impactantes que hacen ver por qué es importante apostar por el reskilling para no quedarse fuera del mercado laboral.

Si todavía no conoces qué es el reskilling en este artículo te contamos cómo puede ayudarte a progresar en tu carrera profesional.

¿Qué es el reskilling?

El término inglés reskilling podría traducirse al español como “recapacitación” o reciclaje laboral, es decir, reskilling significa aprender nuevas habilidades para poder hacer un trabajo diferente. Supone reorientar la carrera profesional hacia otros sectores o profesiones.

Un término que suele utilizarse conjuntamente con el de reskilling es upskilling, que significa una actualización de las competencias profesionales que ya se poseen para no quedarse atrás frente a los nuevos requerimientos que se exigen a un puesto de trabajo o perfil profesional.

Adaptación a las nuevas necesidades

Las empresas evolucionan y se adaptan a la nueva realidad, y quieren que sus empleados lo hagan también. El informe del Foro Económico Mundial permite hacernos una idea de cuáles son las nuevas habilidades y destrezas que demandan las compañías. Estas son las 15 habilidades que serán más solicitadas de aquí a 2025:

  • Pensamiento analítico e innovación
  • Aprendizaje activo y estrategias de aprendizaje
  • Resolución de problemas complejos
  • Pensamiento crítico y análisis
  • Creatividad, originalidad e iniciativa
  • Liderazgo e influencia social
  • Uso, seguimiento y control de la tecnología
  • Diseño y programación de tecnología
  • Resiliencia, tolerancia al estrés y flexibilidad
  • Razonamiento, resolución de problemas
  • Inteligencia emocional
  • Solución de problemas y experiencia del usuario
  • Orientación al servicio
  • Análisis y evaluación de sistemas
  • Persuasión y negociación

Además de estas nuevas habilidades que podríamos clasificar como soft skills (habilidades blandas), el mercado está requiriendo otras hard skills (habilidades duras), principalmente relacionadas con las nuevas tecnologías. Análisis de datos, programación, cloud computing o inteligencia artificial son algunas de las más demandadas. Para tener oportunidades, el reskilling debe ser, por tanto, también digital. Todavía hay un 24% de españoles que no tiene competencias digitales o estas son muy básicas, señala un informe de IMANcorp FOUNDATION y la Universidad Autónoma de Barcelona.

¿Y cómo se adapta un profesional a esas nuevas necesidades de competencias y habilidades? Mediante la formación. En general, la empresa no busca esos perfiles fuera de la compañía, a través de un nuevo proceso de reclutamiento, sino que prefiere formar a sus empleados para que se reciclen y actualicen sus competencias. Por poner un ejemplo, los empleadores encuestados para el estudio “El futuro del trabajo” señalaron que sus empresas facilitan procesos de reskilling y upskilling a un 62% de sus plantillas, aunque reconocieron que solo el 42% de los empleados aprovechan estas oportunidades de reciclaje y perfeccionamiento.

Otra forma de hacer un reskilling es a iniciativa propia, por ejemplo, en trabajadores que están en búsqueda activa de empleo porque acaban de quedarse sin trabajo. Es un buen momento para repensar la carrera profesional, ver si están suficientemente formados para lo que el mercado demandará en los próximos años, si tienen lagunas formativas que conviene cubrir, o si incluso si deben reorientarse hacia otro sector para tener más oportunidades de encontrar un empleo.

Y tú, ¿necesitas un reskilling profesional?