Brainstorming o lluvia de ideas: cómo hacerlo paso a paso

28/06/2021

Comparte en redes sociales:

El brainstorming es una técnica de trabajo en grupo para encontrar nuevas ideas o soluciones a un problema. Si todavía no conoces lo que este método creativo puede aportarte, ya sea en tu ámbito laboral o en cualquier otro apartado de tu vida, sigue leyendo para saber cómo hacer un brainstorming paso a paso.

¿Qué es el brainstorming?

El brainstorming (que podemos traducir por lluvia o tormenta de ideas), consiste en el intercambio espontáneo de ideas sobre un tema, sin orden y sin filtro, ideas que se recogen para una posterior evaluación.

El creador de esta técnica del brainstorming fue el publicista estadounidense Alex Faickney Osborn, que la explicó en su libro Imaginación aplicada, publicado en 1953. Él entendía que un grupo generaba mejores ideas en un ambiente relajado en el que se respetasen unas reglas básicas:

  1. Suspender el juicio: no realizar críticas, discusiones o comentarios durante la sesión; la evolución se realiza después.
  2. Pensar libremente: dejar a los participantes que expresen sus ideas con libertad, por muy salvajes, extrañas o imposibles que parezcan.
  3. La cantidad es importante: registrar el máximo número de ideas posible para que luego sea más fácil escoger entre ellas.
  4. El efecto multiplicador: la lluvia de ideas permite a los participantes inspirarse mutuamente, proponiendo mejoras o nuevas ideas a partir de otras ya expresadas.

Para qué sirve

Osborn inventó el brainstorming con el objetivo de aplicarlo al mundo de la publicidad, pero esta técnica puede utilizarse más allá de los departamentos de creatividad. En cualquier empresa se dan situaciones en que es necesario tomar decisiones, ya sea para mejorar un proceso o buscar una solución a un problema, y las respuestas ya conocidas no sirven. Es en estos momentos cuando viene bien realizar una tormenta de ideas para encontrar una salida innovadora o diferente.

Una sesión de brainstorming también puede servir a una empresa para encontrar nuevas oportunidades de negocio o bien a un grupo de emprendedores para decantarse por una idea con la que iniciar un proyecto empresarial.

Cómo hacer un brainstorming o lluvia de ideas paso a paso

Además de respetar las reglas básicas antes mencionadas, para que la sesión de brainstorming sea efectiva hay que seguir un cierto método.

Paso 1. Preparación de la sesión de brainstorming

Lo primero que hay que hacer para preparar un brainstorming es designar los roles de los participantes. Es necesario que haya un moderador que guíe la sesión, ordene las intervenciones y haga cumplir las normas (recordando, por ejemplo, que el momento de la lluvia de ideas no es el de juzgarlas). También conviene que una persona ejerza de secretario, anotando todas las ideas que se vayan expresando, a poder ser en una pizarra para que todos los asistentes puedan verlas. Finalmente están los participantes que intervienen en el brainstorming: lo ideal es que el número de asistentes permita la participación activa de todos ellos. Establecer un ambiente relajado en el que los asistentes estén sentados unos en frente de los otros fomentará la comunicación entre ellos y la generación de ideas.

Paso 2. Desarrollo de la sesión

El moderador ordenará la sesión de brainstorming. Empezará por exponer a los participantes el objetivo de la lluvia de ideas (buscar una idea original para un proyecto, solucionar un problema que tenga la empresa, etc.) y recordar las reglas de la actividad. También conviene que establezca un tiempo máximo de duración (30 minutos es lo aconsejable).

El moderador se encargará de que todos los asistentes participen activamente en la sesión, para lo cual se suele plantear al inicio una actividad que sirva para romper el hielo. El objetivo es que de la interacción de los participantes salga el mayor número de ideas posible, para un posterior cribado y selección (que se hará en otro momento). El secretario se encargará de tomar nota y hacer llegar una copia de este listado de ideas a los participantes al finalizar el brainstorming.

Paso 3. Evaluación de las ideas

Una vez finalizada la sesión de brainstorming es el momento de analizar todas las ideas recopiladas, compararlas y elegir la mejor. Es un trabajo conjunto de todo el equipo que participó en la tormenta de ideas y se hace habitualmente al día siguiente, para dar tiempo a reflexionar sobre las ideas aportadas.

Lluvia de ideas: áreas de aplicación

Como ya vimos, el brainstorming nació en el mundo de la publicidad, y esta es una de las áreas de aplicación más habituales, aunque no la única. En general, la tormenta de ideas es una técnica muy aprovechable en trabajos relacionados con la creatividad, como puede ser el área de marketing o diseño de producto de una empresa, o sectores como el audiovisual, el cine, los videojuegos o incluso en organización de eventos.

Algunos ejemplos de brainstorming

Un ejemplo clásico de brainstorming es una reunión de creativos de una agencia de publicidad para diseñar una nueva campaña publicitaria para un cliente, pero la lluvia de ideas también puede utilizarse para otros fines. Por ejemplo, para generar ideas para una nueva serie de televisión, para cuando una compañía quiere lanzar un nuevo producto o servicio, o para resolver un problema empresarial, como la pérdida de clientes frente a un competidor.

En definitiva, bien aprovechado el brainstorming permite exprimir toda la creatividad y talento de un grupo de personas.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.