1/ 6

Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1/6 indicativo de menor riesgo y 6/6 de mayor riesgo.

Banco Santander está adscrito al Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito. Para depósitos en dinero el importe máximo garantizado es de hasta 100.000 euros por depositante en cada entidad de crédito.

Este indicador de riesgo hace referencia a la cuenta corriente Smart.

Cómo organizar un viaje entre amigos (y no morir en el intento)

08/04/2022

Comparte en redes sociales:

Viajar con amigos es una de esas experiencias que todo el mundo debería probar al menos una vez en la vida. Nos regala esos recuerdos que conservaremos en el rincón de la memoria en el que solo guardamos las cosas verdaderamente importantes. Pero todo hay que decirlo, organizar un viaje así también puede traernos más de un quebradero de cabeza. Para evitarlos, empezad con los preparativos cuanto antes. ¡Aquí van unos cuantos consejos para organizar un viaje entre amigos (y no morir en el intento)!

Lo primero de todo: elegir el destino

Será la primera decisión que tendréis que tomar, elegir el lugar al que os gustaría viajar. Pero antes de comenzar a barajar posibles destinos, lo aconsejable es plantearse qué tipo de viaje es el que buscáis: ¿turismo de interior o de playa? ¿relax o aventura? ¿rural o ciudad? ¿cultura o naturaleza? Cierto es que algunas de estas opciones no son excluyentes, incluso pueden complementarse pero atendiendo a las respuestas, la lista de posibles destinos se irá reduciendo hasta que nos quedemos con un único nombre.

Si no somos capaces de decidirnos o dudamos entre varios, otra opción es comprobar qué ofertas hay en ese momento. Ni que decir tiene que el presupuesto es probablemente el mayor condicionante. Hay lugares que quizá no nos hayamos planteado conocer pero aparece una oferta con un buen precio y cuesta rechazarla.

Fijad una fecha

Si elegir destino os parece difícil, fijar la fecha del viaje puede ser toda una odisea. Será complicado si sois un grupo pequeño de unos cuatro o cinco pero si hablamos de más, entonces vais a necesitar grandes dosis de paciencia a la hora de comparar agendas y compromisos. Ni siquiera los festivos son una opción segura porque también hay quien los trabaja y lo mismo sucede con los fines de semana. Así que, ¡suerte!. Eso sí, intentad huir de la temporada alta, los precios se disparan en esas fechas y el presupuesto final del viaje termina encareciéndose. Elegida la fecha, anotadla en vuestros calendarios y volved a comprobar que tenéis disponibilidad para viajar esos días.

Estableced un presupuesto

Una vez que habéis tanteado precios o descubierto alguna oferta interesante, el siguiente paso será fijar vuestro presupuesto. Es la peor parte, a nadie le gusta hablar de dinero pero es necesario aclarar esta cuestión, para que luego no surjan problemas:

  • Cada uno deberá hacer sus propias cuentas para calcular hasta dónde podría llegar para que el viaje no vaya a suponer una carga para su bolsillo.
  • Estableced una cantidad común e intentad no llegar a ella.
  • En ese presupuesto hay que incluir todos los gastos, no solamente la compra de billetes, también el alojamiento, las comidas o las actividades que programéis. Así que antes tendréis que valorar todas las opciones.
  • Decidid al principio si vais a compartir gastos, poner un “bote” puede ayudar a llevar un mayor control de las cuentas. Os ayudará a ahorrar.
  • En caso de que una persona se encargue de reservar y pagar el viaje, antes de que lo haga estableced el método por el que vais a darle vuestra parte.Si vais a tirar de
  • ahorros, no deberíais vaciar la hucha, siempre pueden surgir imprevistos.

Repartir tareas

Organizar un viaje implica abrir varios frentes. Si vais a ser varios, lo lógico es que os repartáis las tareas para evitar que todo el trabajo recaiga en las mismas personas, lo que provocaría en ellas un importante desgaste y podría traducirse en un conflicto justo antes de hacer las maletas que terminaría ensombreciendo la experiencia.

Comenzad haciendo un listado con todas las tareas y repartidlas. Todos tenemos un perfil que se adapta más a unas cuestiones u otras. Ese reparto puede hacerse también teniendo en cuenta los intereses o gustos de cada uno, lo importante es que sea equilibrado.

Buscar transporte

Para evitar que el gasto del viaje se dispare, lo aconsejable es que comencéis a planificar con bastante antelación, sobre todo si vais a volar. El precio de los billetes de avión, por ejemplo, se multiplica a medida que se acerca la fecha del vuelo. Imaginad que podéis empezar a buscar con dos o tres meses de adelanto, muchas compañías suelen lanzar ofertas puntuales que podríais aprovechar.

Por otra parte, hay que valorar que tipo de transporte podréis emplear una vez llegados a vuestro destino. Comprobad si hay transporte público y cuáles son sus precios y horarios, siempre será más barato que si os veis obligados a alquilar algún vehículo. Si es así, lo mejor opción, para evitar sustos de última hora, es alquilar ya desde el lugar de origen, eso sí, acordaos de llevar con vosotros toda la documentación que os pidan.

Alojamiento

Si habéis decidido organizar el viaje por vuestra cuenta, seguramente preferís comprar viaje y alojamiento por separado, en lugar de un paquete integrado. Si bien es cierto que suele ser más barato así, también hay ocasiones en las que la cosa se complica y terminas ahorrando dinero al comprar el lote completo. Haced cálculos y comprobad cuál de las dos opciones se ajusta más a lo que estáis buscando.

Si elegís ir por vuestra cuenta, dedicadle tiempo a buscar los lugares en los que vais a dormir. Comprobad comentarios de otros clientes, ver fotos y sobre todo, buscad siempre en portales que ofrezcan algún tipo de garantía.

Sitios donde comer

Las intolerancias alimentarias cada vez son más frecuentes, así que si vais a pasar varios días fuera de casa es importante saber si alguien del grupo tiene alguna. No solemos preocuparnos por tener prevista la cuestión de las comidas y las cenas, pero ir resolviendo sobre la marcha siempre resulta mucho más caro que si lleváis ya algún plan concreto al respecto.

Escoged y decidid un canal de comunicación (para hablar todos los temas referentes al viaje)

Como ves son muchos los temas de los que tendréis que ir hablando mientras organizáis, así que lo mejor es establecer un canal de comunicación entre todos. Por una parte, es una buena idea crear un chat de whatsapp solo con los amigos que vayan al viaje y por otra, compartid documentos en línea, recurriendo a alternativas como Google Drive. Así os evitaréis tener que estar repitiendo uno a uno los mismos mensajes. Esas dos vías de comunicación pueden ser muy útiles también durante el viaje.

Evitad la temporada alta y aprovechad las ofertas

Ya lo hemos visto con el tema del transporte. Huid de la temporada alta, seguramente hasta vuestros compañeros de trabajo os agradecerán que prefiráis coger unos días en mayo u octubre, por ejemplo, que pelear por las vacaciones de julio y agosto que todo el mundo quiere. El precio del mismo viaje de unos meses a otros varía muchísimo.

Reservad con antelación

En caso de que no os quede más remedio que viajar en temporada alta, comenzad a planificar con antelación. Ya no solo es que el precio se convierta en prohibitivo, sino que los billetes y el alojamiento suelen “volar”. La demanda es muchísimo mayor en esas fechas. Sed previsores.

Preparad un itinerario para cada día

Sabéis cuántos días estaréis fuera y para aprovechar el tiempo lo máximo posible, lo mejor es llevar ya de casa un itinerario establecido. Aquí recuerda uno de los consejos básicos para cualquier experiencia que tenga que ver con la convivencia: hay que estar dispuesto a ceder. Lo normal es que si sois amigos, tengáis gustos similares, pero no siempre a todos os apetecerá hacer lo mismo. Ese itinerario debe contemplar alternativas que agraden a todos y dejar total libertad a introducir algún cambio. Proponed planes que os apetezcan y calculad cuáles son viables y cuáles no.

No te olvides del cambio de moneda si viajas al extranjero

Quizá por obvio a veces se nos olvida pero tendréis que comprobar que moneda emplean en el lugar al que vais a viajar y no lo dejéis para el último momento. Si tenéis que cambiar de moneda, hacedlo con tiempo y mucho mejor si lo hacéis aquí, es la mejor opción para viajar sin la preocupación de que eso pueda convertirse en un problema. Puedes consultar información de cambio de divisas en Banco Santander.

Pocas experiencias hay más placenteras y enriquecedoras que viajar. Un viaje nos abre infinidad de oportunidades para disfrutar de lugares y culturas que no conocemos, de descubrirnos a nosotros mismos y al hacerlo con amigos nos permitirá crear lazos más fuertes. Sigue todas nuestras recomendaciones y disfruta de la experiencia de viajar con amigos.

Foto de portada: Duy Pham en Unsplash