1/ 6

Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1/6 indicativo de menor riesgo y 6/6 de mayor riesgo.

Banco Santander está adscrito al Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito. Para depósitos en dinero el importe máximo garantizado es de hasta 100.000 euros por depositante en cada entidad de crédito.

Este indicador de riesgo hace referencia a la cuenta corriente Smart.

Jardines verticales: la nueva moda para decorar fácilmente tu terraza

07/07/2022

Comparte en redes sociales:

Los jardines verticales han dejado de ser una propuesta arquitectónica con la que añadir espacios verdes a las ciudades para convertirse en una tendencia en la decoración de nuestros hogares. Las posibilidades son muchas, interior o exterior, diferentes estructuras, plantas naturales o artificiales, así que resulta difícil resistirse a la idea de tener en casa un pequeño entorno natural.

Qué es y por qué son beneficiosos para el medio ambiente

Un jardín vertical es una pared vegetal, en la que se han dispuesto las plantas en vertical. Pueden instalarse tanto en exteriores como en el interior y suponen toda una reivindicación en favor de las zonas verdes. Las ventajas que aportan son muchas:

  • Purifican el aire. Las plantas no son un mero elemento decorativo, contribuyen a reducir las partículas nocivas del aire que respiramos, tanto en el interior de nuestros hogares como en el exterior, ya que durante la fotosíntesis transforman CO2 en oxígeno.
  • Reducen la temperatura ambiente. Al absorber la luz solar ayudan a reducir la temperatura, algo que notamos especialmente en verano. Contar con un jardín vertical interior disminuye el gasto energético en aire acondicionado y en el exterior una pared vegetal puede llegar a rebajar en 3°C la temperatura.
  • Actúan como aislante sonoro. Una pared verde hace las veces de una barrera de sonido, absorbiendo más ruido que una pared normal, con lo que se crea un ambiente mucho más tranquilo.
  • Proporcionan un ambiente saludable a nivel emocional. Un entorno verde produce paz y elimina estrés, aumentando la sensación de bienestar.
  • Crean una barrera resistente al fuego. Las plantas contienen altos porcentajes de humedad por lo que un jardín vegetal es un muro que ofrece una gran resistencia al fuego.
  • Protegen la fachada. En el exterior, frenan el impacto en la pared de las inclemencias meteorológicas, del propio sol, la lluvia y las temperaturas extremas, prolongando la vida útil de la fachada.

Tipos de jardines verticales: ¿dónde puedes ubicarlo?

Una vez que has tomado la decisión de animarte a crear tu propio jardín vertical tienes que elegir cuál es el formato que mejor se adapta al lugar en el que vas a ubicarlo y lo cierto es que hay tantas soluciones como rincones puedas imaginar. Te dejamos algunas ideas:

  • Pared verde. Es uno de los modelos que más triunfan entre quienes se inician en este tipo de jardinería. Se trata de transformar la pared elegida en una pared con vida y tiene cabida tanto en el exterior como en el interior, desde el muro de una terraza a una de las paredes de un cuarto de baño. Las plantas cubren la totalidad del espacio vertical y pueden ser tanto naturales como artificiales.
  • Cuadros vegetales. Los hemos visto infinidad de veces en Instagram y lo cierto es que el resultado es espectacular, una pequeña obra de arte natural que se convertirá en el detalle que capte todas las miradas, no importa dónde lo sitúes, eso sí, luce mucho más en el interior, en el salón, la entrada, un pasillo… Puedes utilizar plantas naturales liofilizadas que por el proceso al que han sido sometidas se conservarán durante mucho tiempo sin necesidad de ser regadas.
  • Bolsillos. Ideales para el exterior y para utilizar plantas naturales ya que permiten su crecimiento. Por lo general van cosidos a una tela especial que sirve además de soporte. En el mercado encontrarás diferentes modelos con multitud de formas y tamaños, es importante que permitan un adecuado drenaje.
  • Estructura escalonada. Camas de siembra colocadas en la pared a modo de escalones, de manera que a diferencia de lo que ocurre en otros sistemas, aquí las plantas crecen hacia arriba. Su mantenimiento es muy sencillo.
  • Canaletas. Es una de las alternativas más prácticas y económicas. Los canalones o canaletas de desagüe son perfectos para ser utilizados como maceteros, son resistentes y pueden fijarse fácilmente a la pared. Cortados a medida y colocados en filas se consigue un bonito efecto.
  • Palés. Las tarimas de madera ofrecen muchas posibilidades si las utilizas como soporte para un jardín vertical. Los palés ni siquiera tienen que ir fijados a la pared, así podrás cambiarlos de sitio cuando te apetezca.
  • Enrejados. Son perfectos si lo que buscas es cubrir una pared con plantas trepadoras como yedras, vides o buganvillas. Normalmente los venden ya listos, de madera o hierro, pero también puedes atreverte tú a darle forma con unos listones.

Claves para construir un jardín vertical de interior

Si te decides por un jardín vertical interior debes tener en cuenta una serie de cuestiones, la más importante, la luz. Tus plantas necesitarán luz, así debes buscar un lugar con luz natural directa, si el rincón que has elegido no la tiene, deberás recurrir a plantas que necesiten poca luz. Tampoco olvides que si te decantas por plantas naturales tendrás que regarlas, así que piensa en cuál será el sistema de riego que emplees.

Jardín vertical para exterior: qué debes tener en cuenta

Lo primero que debes tener claro es la estructura que vas a utilizar y la forma que quieres darle al jardín, piensa que debe ser accesible para poder realizar el mantenimiento con comodidad. Busca una pared con luz directa de sol al menos 5 o 6 horas al día. Una vez que tengas afianzada la estructura al muro, ya puedes elegir tus plantas, teniendo en cuenta que lugar van a ocupar en el jardín. Las que menos luz demanden deberán ir en la parte baja. Otro dato importante a tener en cuenta es el tiempo que vas a poder dedicar a su cuidado, en función de esto, pide consejo a un experto para comprar las plantas adecuadas.

¿Cómo construir un jardín vertical casero con palés?

Construir un jardín con un viejo palé es muy sencillo. Necesitarás:

  • Un palé
  • Tela de saco
  • Tela de plástico
  • Una lijadora eléctrica o lija
  • Una grapadora textil
  • Pintura

Lo primero que debes decidir es si prefieres que el palé conserve su color o no. En cualquier caso, tanto si vas a pintarlo como si no, lo recomendable es pasar la lijadora, para evitar esas molestas astillas con las que puedes lastimarte al manipularlo.

El siguiente paso será forrarlo con ayuda de la grapadora. En los laterales utiliza la tela de plástico y en los frontales, la de saco. Luego, rellena con tierra hasta la superficie. Haz unos pequeños cortes en la parte que no va a estar apoyada en la pared, introduce las semillas que hayas elegido y ¡a esperar!

La jardinería vertical es todo un arte que puedes ir perfeccionando. Anímate a probar, empieza con algo sencillo y poco a poco puedes ir introduciendo elementos e incluso variando o ampliando la estructura. El resultado hará que te sientas especialmente bien.