10 lugares diferentes para pasar este San Valentín

10/02/2020

Comparte en redes sociales:

Maravillas naturales, destinos espectaculares, lugares diferentes, casi escondidos, en muchos casos incluso desconocidos, forman nuestro top 10 de los viajes más originales para pasar este San Valentín. ¡Fuera rutina! Descubre algunos de los rincones del planeta más increíbles, propuestas solo aptas para viajeros aventureros y exploradores.

Túnel del amor en Klevan, Ucrania

En cualquier top 10 de los lugares más románticos del mundo el túnel del amor de Ucrania tiene un lugar preferente. Situado en las proximidades de la localidad de Klevan, es uno de los puntos turísticos más románticos y visitados de Europa del Este. Y también más curiosos. El paso del tiempo ha permitido que una suerte de bóveda forestal cubra la antigua vía ferroviaria que unía Orzhevsk con la ciudad de Klevan. Abandonada la línea de tren, la naturaleza ha creado un túnel natural de casi 3 kilómetros a su alrededor que cambia de color según las horas del día. La luz del sol se filtra por sus hojas creando un juego de luces y sombras que ha sido retratado en numerosas postales de ensueño. Como todo destino especial que se precie le acompaña incluso una leyenda urbana que asegura que si una pareja de enamorados atraviesa las vías y pide un deseo, se cumple.

Aunque el túnel de Klevan es en la actualidad un destino de ensueño, casi místico, resulta paradójico que la localidad fue también parte de la historia más oscura de Europa. En sus proximidades tuvo lugar un episodio de la II Guerra Mundial. La localidad fue invadida por los Soviets y los alemanes y su sinagoga fue quemada en 1941.

Túnel de Klevan, en Ucrania

Túnel de las glicinas, Kitakyushu, Japón

Del túnel ucraniano viajamos a otro de los túneles más curiosos del mundo. En este caso el las glicinas en flor o túnel de Wisteria, en los jardines Kawachi Fuji Garden en Kitakyushu. A unas 4 horas en coche desde Tokio, se encuentra esta obligada parada para viajeros románticos e intrépidos. Una explosión de colores recibe a los visitantes que acuden al lugar para pasear bajo un manto de flores lilas y violetas. La mejor época para visitarlo es primavera, entre abril y mayo, cuando florecen las más de 150 de glicinias (género Wisteria) de 20 especies diferentes, pero, sin duda, San Valentín es un buen momento para descubrir sus secretos. Importante: el jardín es privado pero se permite entrada previo pago. Otro jardín con ejemplares de wisteria que puedes visitar es el Ashikaga Flower Park, situado en la ciudad de Ashikaga, en la Prefectura de Tochigi, donde las cascadas de flores moradas adornan 80 metros de galería.

Túnel glicinas, Japón

Playa Roja, China

Un paisaje excepcional. Situada a unos 30 kilómetros al sureste de la ciudad de Panjin (China), en las lagunas del delta del río Liao, la Playa Roja es un entorno natural único. Catalogada como reserva natural (protegida a nivel estatal desde 1988), es un hábitat clave para las aves migratorias en su ruta entre Asia y Australia. Refugio de más de 236 especies de aves, de las cuales 30 son especies protegidas. Su color se debe a un tipo de alga que crece en suelos salinos y alcalinos. Es en otoño cuando se vuelve roja, ofreciendo al visitante una postal única. Considerada como uno de los mayores humedales del mundo, la Playa Roja es un lugar de especial protección e importancia para la biodiversidad; por eso la mayor parte está cerrada al público, aunque una pequeña sección permanece abierta a turistas.

Playa roja, China

Monte Roraima, Venezuela

A priori la afirmación de que Up, la película de animación de Pixar, es durante sus primeros 3 minutos el mejor retrato de una historia de amor, puede parecer arriesgada. Pero quien la haya visto no solo lo reconocerá como cierto sino que verá en la búsqueda de las Cataratas del paraíso del anciano Carl Fredricksen una continuación de esta maravillosa historia de amor. Las cataratas del paraíso existen. En realidad, corresponde al monte Roraima, en el Parque Nacional Canaima, Venezuela, que con sus 31 km² rodeados por acantilados de 400 metros de altura ofrece unas vistas sobrecogedoras. Su inmensidad inspiró a Pixar y las expediciones de la época victoriana hicieron lo propio con Arthur Conan Doyle para escribir en 1912 su clásica novela de aventuras El mundo perdido. Destino de mochileros, para llegar hasta las cataratas es necesario una avioneta, pero existen diferentes rutas de ascenso a pie. Casi todos los excursionistas se aproximan por el lado venezolano con el objetivo de llegar lo más cerca posible de su punto más alto, el Maverick Rock (2.810 metros). 

Monte Roraima, Venezuela

Lago rosa, Lake Retba, Senegal

¿Un lago rosa como destino original para San Valentín? Existe y se encuentra al noreste de la capital de Senegal, Dakar. Su nombre original es Retba y su color, que puede ir desde el rosa amarronado al fucsia depende del día que se visite, se debe a la presencia de un alga, la Dunaliella salina, utilizada en la industria cosmética. La mejor época para visitarlo es la estación seca cuando el alga es más abundante. Otra de las particularidades de este lago es su alto contenido en sal (un 40%, más que el conocido Mar Muerto). De ahí la flotabilidad de sus aguas y la presencia de numerosas salinas en las que trabajan los habitantes de la zona. Como curiosidad, el lago Retba se esconde detrás del origen de la mantequilla de karité. Los trabajadores de la salina, que pueden pasar hasta 7 horas trabajando dentro del agua, utilizan ancestralmente esta crema elaborada a base de las nueces del árbol africano Karité, para evitar los daños que el agua ocasiona.

Lago Retba, Senegal

Lake Hillier, Australia 

A falta de uno, son dos los lagos rosas que la naturaleza nos regala en un rápido repaso por algunos de los lugares más increíbles del mundo. En este caso hablamos de Lake Hillier, un lago ubicado en Middle Island, la mayor de las islas que forman el archipiélago de Recherche (Australia). Con 600 metros de largo y 200 de ancho, tiene una concentración de salinidad de 340 g/l, muy similar al Mar Muerto, pero su característica más reconocible es su color rosa permanente. Durante décadas nadie supo explicar la causa del color chicle del lago. Fue en 2016 cuando un grupo de científicos del Proyecto Extreme Microbiome (XMP, en sus siglas en inglés) publicó una investigación en la que confirmaban la presencia del alga Dunaliella además de dos tipos de bacteria Salinibacter ruber y Dechloromonas, organismos acostumbrados a vivir en condiciones extremas y que aportan esta coloración al agua.

Lago Hillier, Australia

Pamukkale, Turquía

Castillo de algodón (Pamukkale en turco) es nuestra siguiente parada en el top ten de lugares curiosos para visitar este San Valentín. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1988, Pamukkale es un destino especial para viajeros intrépidos. Situada en el valle del Río Menderes (a 620 kilómetros de Estambul), es una formación de piscinas naturales distribuidas en terrazas con forma de media luna que caen en cascada. Los minerales arrastrados por las aguas termales son el origen de esta sucesión de piedra caliza y travertino blanca. Un espectáculo que fue extremadamente explotado turísticamente y que hoy se intenta preservar por lo que si lo eliges como destino te pedirán descalzarte para no dañar las formaciones rocosas. En las piscinas artificiales ubicadas en terrazas a lo largo de la subida está permitido el baño, ten en cuenta que el agua ronda los 35º C. En la parte superior de la colina encontrarás las ruinas de la ciudad romana de Hierápolis dentro del mismo recinto de Pamukkale.

Pamukkale, Turquía

Castillo de Neuschwanstein, Alemania

También conocido como el Castillo del Rey Loco, el Castillo de Neuschwanstein sirvió de inspiración a Walt Disney para crear su famosísimo Castillo de la Bella Durmiente. Fue el Rey Luis II de Baviera, apodado el rey loco por su carácter excéntrico y retraído, quien mandó erigir un castillo que le sirviera de cobijo para sus responsabilidades públicas. Las obras del palacio comenzaron en septiembre de 1872 pero el rey nunca llegó a ver la obra concluida. Siete semanas después de su muerte, en 1886, se abrió al público el Castillo de Neuschwanstein. Elevado sobre el valle como una fortaleza de cuento, es uno de esos lugares impresionantes que no deberías dejar de visitar. A 130 kilómetros de Munich, el castillo cuenta con 200 habitaciones y una Sala del Trono de 13 metros de altura que dan idea de la envergadura de la construcción. Las entradas para el Castillo de Neuschwanstein se adquieren únicamente en el Ticketcenter, la taquilla, situada en la localidad de Hohenschwangau, al pie de la montaña del castillo.

Castillo de Neuschwanstein, Alemania

Mar de Estrellas, Maldivas

¿Sabías que la bioluminiscencia es un proceso natural por el que los seres vivos son capaces de crear luz con su cuerpo? Este es el fenómeno que explica el conocido como Mar de estrellas en la Isla de Vaadhoo de las Maldivas. El fitoplancton que provoca su ya fotogénica luz azul brilla al reaccionar con el oxígeno provocando mayor intensidad lumínica cuando rompen las olas. Vaadhoo no es la única playa en la que sucede este fenómeno. La Laguna Grande de Puerto Rico, la laguna de Manialtepec de México, la bahía Toyam de Japón o la Laguna Encantada de las Islas de Rosario en Colombia son otros ejemplos de «mares de estrellas”. Completamente deshabitada, al igual que la mayoría del territorio que conforma el atolón Raa, la isla de Vaadhoo es un destino perfecto para San Valentín. Ten en cuenta que para llegar hasta ella debes plantear una ruta desde Malé, ubicada a unos 180 kilómetros al sur.

Mar de estrellas, Maldivas

Delta del Okavango, Botsuana

Salvaje, indómito y único en el mundo. Tras 1.000 kilómetros de sinuoso recorrido por Angola, Namibia y Botsuana, el río Okavango no va a morir al mar sino que desemboca en el desierto del Kalahari constituyendo así nuestra parada final en este recorrido por alguno de los lugares más curiosos del mundo. El Delta del Okavango es un ecosistema único en el mundo que se extiende en una superficie en forma de abanico de entre 15.000 km² y 22.000 km² durante la época de crecidas. Un territorio único declarado Patrimonio de la Humanidad que ofrece un paisaje cambiante dependiendo no solo de las crecidas del río sino incluso de la acción de la flora y la fauna. Contiene además casi el 95% de todo el agua del país y fue formándose a lo largo de los años con millones de toneladas de arena arrastradas por el río Okavango, el tercero en tamaño del África del Sur. 

Delta del Okavango

De Alemania a Botsuana, de Japón a Turquía. La naturaleza ofrece a los más viajeros una ruta por los lugares más espectaculares y curiosos del planeta. Destinos insólitos que ofrecen a ojos del visitante el apabullante valor natural de islas, cordilleras y lagos en todo su esplendor. Decántate por alguno de estos destinos tan especiales para una escapada de San Valentín inolvidable.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.