Qué es la tecnología 5G: todo lo que debes saber

25/02/2021

Comparte en redes sociales:

Seguramente has oído hablar de la tecnología 5G, que hemos empezado a ver ya en algunas conexiones de nuestros móviles y que está llamada a revolucionar nuestras comunicaciones. En Santander Smartbank, te explicamos todo lo que debes saber sobre el 5G, sus características y ventajas pero también cuestiones relacionadas con la seguridad y la privacidad. ¡Toma nota!

¿Qué es el 5G y para qué sirve?

El 5G es la quinta generación de las tecnologías y estándares de conexión de las redes de telecomunicaciones móviles. Es por tanto, un nuevo avance en la tecnología que utilizan los móviles para funcionar, que permite ofrecer a los usuarios, a grandes rasgos, mayor velocidad cuando navegan por Internet y mayor capacidad en sus comunicaciones, es decir, la posibilidad de que más dispositivos se conecten al mismo tiempo.

El 5G posibilitará, por ejemplo, que puedas descargarte una película en cuestión de segundos o que una interacción con un archivo que esté almacenado en la nube sea tan instantánea como si el archivo estuviera en la memoria de tu móvil.

Pero la gran revolución que se prevé con las redes 5G es que podrán ser utilizadas no solo por móviles, sino por todo tipo de ordenadores y, he aquí la novedad, por cualquier objeto de uso cotidiano, impulsando el llamado Internet de las cosas (IoT) y los intercambios M2M (máquina a máquina).

Características de las redes 5G

Para entender qué es lo que aporta el 5G y cuáles son sus características comenzamos explicándote cómo funciona un teléfono móvil. Podríamos decir que un móvil es una radio que funciona en un doble sentido: transmite y recibe ondas electromagnéticas. Cuando haces una llamada, el móvil convierte tu voz en ondas electromagnéticas que viajan por el aire hasta la torre de telefonía más próxima, que a su vez rebota la señal hasta otra antena repetidora y así hasta que llega al receptor. Al recibir una llamada, el proceso es el mismo pero a la inversa. La red móvil es esa red de estaciones base (antenas) que cubren un área delimitada (denominada celda, de ahí el término red celular) y dirigen las comunicaciones en forma de ondas de radio desde y hasta los terminales de los usuarios.

Desde la aparición del teléfono móvil las redes que permiten su funcionamiento han ido evolucionando:

  • 1G, solo permitía hablar por teléfono.
  • 2G (o GSM), supuso la aparición de los SMS.
  • 3G (o UMTS), aportó el Internet móvil.
  • 4G, trajo la banda ancha móvil, ampliando la velocidad y estabilidad de las conexiones.
  • 5G, supondrá mayor capacidad y velocidad de las comunicaciones.

Al igual que las anteriores tecnologías, el 5G utiliza bandas de frecuencia para transmitir ondas electromagnéticas. En concreto opera en tres bandas de frecuencia: baja, media y alta, siendo las frecuencias más cortas (ondas de entre 30GHz y 300GHz) las que explican la rapidez que ofrece el 5G, pues a menor frecuencia, mayor ancho de banda. Ofrecer un mayor ancho de banda se traduce en mayor cantidad de datos que se pueden transferir en un tiempo determinado (es la medida conocida como bps, bits por segundo). Con las redes de 5ª generación estamos hablando de velocidades que pueden alcanzar los 10 Gbps (gigabits por segundo).

Diferencias con la tecnología 4G

La mayor velocidad de descarga es una de las diferencias del 5G con respecto a la tecnología 4G: si las redes 4G permiten descargar datos a un máximo de 100 Mbps (megabits por segundo) y su evolución, 4G LTE (Long Term Evolution), llegan a 1 Gbps, el 5G nos permitirá tener velocidades de descarga de 1 a 10Gbps, es decir, entre 10 y 100 veces más rápido que el actual 4G.

El 5G también trae consigo una reducción de la latencia que ofrece el 4G. La latencia es el tiempo que tarda en transmitirse un paquete de datos dentro de la red (entre que se envía y se recibe la información) y se considera un factor clave en las conexiones a Internet: es lo que influye en el tiempo en que tarda en cargarse una web. La latencia se mide en milisegundos (la milésima parte de un segundo) y si en 4G se alcanzan latencias de 200 milisegundos; en 5G la latencia baja a 1 milisegundo.

Ventajas y desventajas del 5G

En resumen, como ventajas, el 5G aporta:

  • Alta velocidad de transferencia, de hasta 1Gbps.
  • Baja latencia en las comunicaciones: 1ms. Si esta característica es ya importante en los videojuegos online o en los vídeos en streaming, por ejemplo, se prevé que juegue un papel determinante cuando se desplieguen servicios vinculados al 5G, como el vehículo autónomo o las operaciones médicas teleasistidas, donde el tiempo de respuesta es crucial.
  • Mayor capacidad de conexión: lo que permite su uso simultáneo por un mayor número de dispositivos (hasta 100 dispositivos más conectados por unidad de área en comparación con las redes 4G LTE).
  • Menor consumo de energía: las redes 5G necesitan un 90% menos de energía para conectarse que las tecnologías existentes. Lo que supone el impulso definitivo al Internet de las cosas al permitir conectarnos con todo lo que nos rodea, impulsando desarrollos en ámbitos como el transporte, la medicina, la industria, la domótica, la agricultura o las ciudades inteligentes.

En cuanto a las desventajas del 5G, se necesitarán instalar más antenas de telefonía móvil, porque al ofrecer más ancho de banda, el área que puede cubrir cada antena es menor. Por ello, es posible que la cobertura 5G no sea tan buena al principio.

Otro de los riesgos del 5G es que el rango de radiofrecuencia que va a utilizar ya está lleno de otras señales (de radio, de satélites) y podría producirse una saturación.

Asimismo, otra desventaja del 5G es que gran parte de los móviles actuales no soportarán las nuevas redes, por lo que para poder disfrutar de sus mejoras habrá que cambiar de smartphone.

Seguridad y privacidad: los peligros de la tecnología 5G

Los puntos fuertes del 5G también nos hacen prestar atención a los desafíos en cuanto a seguridad y privacidad que presentan estas redes. Con el 5G estaremos ante millones dispositivos conectados, compartiendo cada vez más y más datos a mayor velocidad, con lo cual los riesgos de ciberataques con mayor impacto son mayores.

Para evitar estos riesgos, la tecnología 5G aumenta las medidas de seguridad respecto a las generaciones anteriores, al introducir mejoras en los mecanismos de autenticación, el cifrado de las comunicaciones, datos de usuario protegidos e incorporar opciones de trazabilidad.

En relación a los riesgos para la privacidad, como advierte la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), “la implantación de esta tecnología podría incrementar los riesgos para la privacidad que ya se asociaban a las anteriores generaciones de telefonía móvil, como la geolocalización, el perfilado o la toma de decisiones automatizadas sobre las personas”. Por ello la AEPD ha lanzado un decálogo de recomendaciones para fabricantes, proveedores, operadores de telecomunicaciones y desarrolladores de aplicaciones que establezcan modelos de negocio en 5G, entre ellas, garantizar comunicaciones cifradas extremo a extremo.

Desde el año pasado, los principales operadores de telecomunicaciones ya ofrecen el 5G en España, aunque solo limitado a ciertas ciudades. Habrá que esperar a que se produzca la subasta de la banda de frecuencias de 700 Mhz, que el Gobierno prevé para el primer trimestre de 2021, para que los operadores puedan ampliar sus redes y servicios 5G.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.