1/ 6

Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1/6 indicativo de menor riesgo y 6/6 de mayor riesgo.

Banco Santander está adscrito al Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito. Para depósitos en dinero el importe máximo garantizado es de hasta 100.000 euros por depositante en cada entidad de crédito.

Este indicador de riesgo hace referencia a la cuenta corriente Smart.

Ciudades sostenibles: un lugar para vivir más amigable para el planeta

25/08/2022

Comparte en redes sociales:

En un mundo cada vez más urbano y superpoblado, el cambio climático y la desigualdad social han fomentado la aparición de las ciudades sostenibles, un concepto que surge al amparo de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS), el número 11, en el que se recoge como meta “lograr que las ciudades sean más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles”. Pero, ¿qué sabes del concepto ciudad sostenible? Te explicamos sus características y te contamos su papel en la lucha contra el cambio climático.

¿Qué es una ciudad sostenible?

Una ciudad sostenible es aquella capaz de plantar cara al cambio climático, buscando soluciones con las que además garantiza la calidad de vida de quienes habitan en ella. No pone el foco únicamente en las cuestiones medioambientales sino que amplía sus objetivos a todos aquellos aspectos relacionados con el desarrollo sostenible, como el consumo o la justicia social.

Hay tres criterios básicos a la hora de evaluar la sostenibilidad de una urbe:

  1. Las condiciones en las que viven sus ciudadanos (datos como la movilidad social o las oportunidades).
  2. Todo lo relacionado con entorno empresarial y económico.
  3. Los factores medioambientales, como el consumo energético, las emisiones, la cantidad de residuos que se producen y su gestión.

¿Qué tienen en común las ciudades sostenibles?

Evidentemente, la sostenibilidad de las ciudades depende de las personas y aunque existen diferentes modelos, si es cierto que hay una serie de requisitos que toda ciudad sostenible debe cumplir:

  • Recursos públicos. Todos los habitantes deben tener garantizado el acceso a los servicios públicos básicos. Hablamos de salud y educación pero también del suministro energético, la red de abastecimiento y saneamiento, la recogida de basura o el transporte.
  • Humanización de los espacios. Los entornos públicos pasan a concebirse como lugares prioritarios que favorezcan la convivencia y el bienestar de las personas. Eso obliga a una intervención urbanística para adaptar todos esos espacios. Al mismo tiempo los edificios o solares privados han de responder a una normativa coherente con esos mismos principios.
  • Emisiones contaminantes. Resulta imposible abordar la sostenibilidad sin plantear una efectiva reducción de CO2, para ello es necesario recurrir al uso de energías renovables.
  • Gasto energético. Los recursos son limitados, lo que implica una decidida apuesta por el ahorro en el consumo de energía y agua. No solo debe promoverse sino que también ha de facilitarse.
  • Consumo responsable. La principal garantía de un cambio social es el consumo responsable, aquel que además de ajustarse a las necesidades reales, lo hace optando por un estilo de vida solidario y respetuoso con el medio y las personas, favoreciendo el comercio justo y de proximidad.
  • Conciencia medioambiental. De nada serviría llevar a cabo la transformación física de la ciudad y la adopción de todas las medidas anteriores si no hay una base sobre la que asentar todo ello. Esa base se logra a partir de la educación, sensibilización y concienciación de la ciudadanía.

¿Qué papel desempeñan las ciudades sostenibles en el cambio climático?

En la lucha contra el cambio climático las ciudades tienen un papel protagonista. En ellas vive la mayor parte de la población mundial, así que el futuro del planeta depende de su grado de compromiso con este.

Según la ONU-Habitat, el programa de asentamientos humanos de las Naciones Unidas, aunque ocupan menos del 2% de la superficie de la Tierra, las ciudades son uno de los factores que más contribuyen al cambio climático, al consumir el 78% de la energía mundial, produciendo más del 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Al aportar un 80% del PIB mundial, las ciudades representan un importante motor para el cambio, un cambio que llega a través de su transformación en sostenibles. Un entorno urbano responsable ofrece a su comunidad una calidad de vida que de otro modo sería imposible, garantizando igualdad social y un desarrollo que no perjudica al medio ambiente.

Ejemplos de ciudades sostenibles en España

El estudio ”Los ODS en 100 ciudades españolas”, publicado por la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS), analiza el grado de sostenibilidad de los núcleos urbanos de nuestro países y entre sus conclusiones destaca el avance de muchas de ellas en ese sentido.

Vitoria-Gasteiz encabeza el ranking de las más sostenibles y ocupa ese primer puesto tras haber logrado materializar los objetivos de salud y bienestar, agua limpia y saneamiento, producción y consumo responsables.

En esa lista también destacan urbes como Donostia-San Sebastián y Pamplona en materia de gestión de residuos. A Coruña y Barcelona están en la vanguardia en cuanto a consumo y gestión del agua y si atendemos a criterios de sostenibilidad económica, Madrid y Bilbao reciben la mejor nota.

Otras ciudades sostenibles del mundo

El último informe elaborado por la consultora global Arcadis en 2022 presenta una selección de las 100 ciudades del mundo más sostenibles. La primera de ellas es la capital de Noruega, Oslo, seguida de Estocolmo, Tokio, Copenhague, Berlín y Londres. Completan el Top 10 Seattle, París, San Francisco y Amsterdam, por ese orden. Las dos ciudades españolas incluidas son Madrid y Barcelona, la primera ocupa el puesto número 28, la segunda, el 49.

Las ciudades que han logrado adaptarse a los ODS no se estancan, están en continua evolución, demostrando que es posible el desarrollo teniendo en cuenta el respeto por el medio y la promoción de la igualdad social.