1/ 6

Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1/6 indicativo de menor riesgo y 6/6 de mayor riesgo.

Banco Santander está adscrito al Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito. Para depósitos en dinero el importe máximo garantizado es de hasta 100.000 euros por depositante en cada entidad de crédito.

Este indicador de riesgo hace referencia a la cuenta corriente Smart.

​​Cómo hacer un buen esquema para estudiar durante los exámenes

13/06/2022

Comparte en redes sociales:

En época de exámenes puede resultar desmoralizador enfrentarse a un montón de libros y apuntes, con la intención de memorizar su contenido. Abordar una materia sin una técnica de estudio adecuada es lanzarse al fracaso. En ese sentido, los esquemas se presentan como una herramienta muy útil, uno de los métodos más utilizados por su capacidad de relacionar diferentes conceptos unidos entre sí a través de un mismo hilo conductor. Pero también tienen su técnica y es necesario saber cómo hacerlos para poder sacarles el máximo partido posible. Te explicamos cómo hacer un buen esquema para superar tus próximos exámenes.

¿Por qué son importantes y beneficiosos los esquemas para estudiar?

Un esquema es una representación gráfica de un tema determinado que incluye información sintetizada y presentada de manera estructurada y organizada. Al tratarse de un recurso muy visual, resulta mucho más sencillo fijar en la memoria los conocimientos que recoge, mejorando así la capacidad de retención.

Hacer esquemas hace que sea más fácil estudiar y, sobre todo, repasar. Un esquema bien hecho nos permite recordar mucho más fácilmente los conceptos a los que hace referencia.

Te ayudan a entender los contenidos a estudiar

Para hacer un esquema sobre algo tendrás que leer varias veces el contenido sobre el que vas a trabajar. Al dedicarle más tiempo al texto y volver sobre él podrás hacer una representación mental sobre lo que significa, para poder plasmar así las ideas clave, correctamente organizadas. Todo eso mejorará la comprensión. Es importante entender el significado de todas las palabras que aparezcan en el texto, cuanto mejor comprendas los conceptos, mejor los recordarás.

Ahorran tiempo de estudio

La clave está en la síntesis. Al esquematizar contenidos estás ahorrando tiempo a la hora de estudiar, es mucho más eficaz y más rápido. El volumen de la información se reduce y se convierte en una representación visual de los conceptos, algo que el cerebro asimila mucho mejor. Los esquemas favorecen el razonamiento e integran ideas de manera más simplificada.

Mejoran tu ritmo de estudio

La jerarquización de ideas permite tener una visión mucho más clara del contenido, evitando perder tiempo en la memorización de cuestiones poco relevantes. Poder ver esas ideas interrelacionadas entre sí te ayudará a asimilar el tema mucho más fácilmente que si optas por memorizar la información sin más. Al seleccionar los conceptos clave de un tema es mucho más sencillo recordarlos.

En la memorización se invierte demasiado tiempo y resulta más complicado identificar lo esencial. Además, olvidamos antes lo que hemos memorizado que lo aprendido.

Favorecen la memoria gráfica, tu gran aliada frente al examen

Si te acostumbras a estudiar empleando esquemas, desarrollarás la capacidad de tu memoria visual. En los esquemas estarás representando gráficamente y de manera organizada el contenido que debes estudiar. A la hora de repasar de cara al examen, con un simple vistazo ya tienes ante ti las ideas más importantes.

Puntos claves para hacer un buen esquema

Un buen esquema no se limita a resumir contenidos, va más allá. Debe ofrecer a simple vista una exacta distribución de conceptos, desde los más genéricos a los más concretos, de las ideas principales, a las secundarias. Exige una metodología en la que hay que trabajar.

Subrayar los contenidos

Cualquier esquema comienza con una buena lectura comprensiva del texto, identificando conceptos e ideas y recurriendo al subrayado. Es aconsejable emplear diferentes colores pero siguiendo siempre el mismo orden, definiendo qué color emplearemos para subrayar una idea principal, una cifra, un concepto a destacar… También puedes acompañar el subrayado con anotaciones al margen. El mayor error que solemos cometer en este paso es subrayar demasiado, debes tener en cuenta que se trata de identificar las cuestiones clave.

Ordenar y jerarquizar las ideas principales

Durante la lectura del texto en el que estás trabajando ten a mano lápiz y papel. Es fundamental ir anotando las ideas más importantes del tema. Debes apuntarlas por orden de importancia. No te limites a copiar literalmente, haz un esfuerzo de comprensión y emplea tus propias palabras.

Identificar qué ideas son primarias y cuáles derivadas

Una vez identificadas las ideas clave debes anotar aquellas otras que se derivan de estas. Básicamente eso es un esquema, la representación de un mapa de ideas interrelacionadas. En esa jerarquización de ideas puedes ayudarte de diferentes recursos gráficos, como mayúsculas y minúsculas, tamaños y tipos de fuentes, colores, flechas, cajas…

Diseñar el esquema y revisarlo en voz alta

Una vez elegido el formato, distribuye el contenido adaptándote a él. Después debes revisarlo para comprobar si hay algún error, si se ha quedado fuera algún dato importante o si sobra algún otro. Ese repaso hazlo en voz alta, es mucho más eficaz, estarás estudiando, procesando esa información. Cada vez que vuelvas a él, en cada repaso durante el estudio podrás añadir alguna mejora.

Tipos de esquemas para estudiar

Existen diferentes tipos de esquemas, conocerlos te permitirá poder elegir el que mejor se adapte a tu forma de estudio o la materia que estás estudiando. Puedes emplear siempre el mismo o ir cambiando para que el aprendizaje no se vuelva tan monótono.

Esquema de tabla comparativa

Una tabla comparativa está dividida en columnas y filas. En las columnas aparecen los datos a comparar; en las filas, las cuestiones a tener en cuenta en esa comparación. Puede haber tantas columnas y filas como sean necesarias.

Es un modelo especialmente útil a la hora de establecer las similitudes y diferencias entre los elementos que se comparan, permitiendo identificarlas rápidamente.

Esquema gráfico: perfecto para ordenar ideas

El esquema gráfico es la opción que mejor se ajusta si el objetivo es mostrar la información de manera estructurada. En su elaboración puedes dar rienda suelta a tu creatividad, es la representación a partir de diferentes formas o figuras del contenido que tienes que estudiar. Puedes elegir entre:

  • Forma triangular que se emplea para establecer jerarquías
  • Forma lineal si vas a trabajar con datos que deben ir ordenadas cronológicamente
  • Forma circular para procesos que se repiten
  • Círculos concéntricos si hablas de ideas que forman parte de otras.

El resultado final te permitirá memorizar los datos que aparecen reflejados rápidamente.

Mapa conceptual: cómo hacerlo para ordenar secuencias

El mapa conceptual tiene la misma función que el esquema pero varía su estructura. La representación no es lineal, sino en forma de red. Es un diagrama en el que las ideas aparecen en nodos, la más importante está situada arriba de todo, en el centro y a partir de ella va desplegándose una estructura jerarquizada que permite ver que relación hay entre todos esos nodos. Su uso se recomienda en temas complejos.

Esquema vertical: el esquema más clásico

Probablemente el esquema vertical es el menos complicado de hacer y no por eso pierde eficacia. Sus ramificaciones siguen el mismo orden que la escritura, de izquierda a derecha y de arriba abajo, por lo que no es necesario calcular qué espacio ocupará, simplemente se van añadiendo hojas.

Esquema horizontal: mayor claridad visual

Es muy similar al vertical pero en este caso las ramificaciones se extienden hacia abajo. La principal diferencia es que la información se organiza en columnas y eso no permite frases largas no detenerse en detalles, exige sintetizar al máximo.

Las mejores herramientas para hacer esquemas para estudiar

Aunque para ir cogiendo destreza lo mejor es comenzar a hacer esquemas sobre el papel, lo cierto es que el resultado en formato digital es mucho más profesional. Hay muchas herramientas disponibles, gratuitas y de pago, con las que poder hacer esquemas, sin necesidad de descargar ningún software adicional. Estas son algunas:

  • LucidChart. Puede integrarse en Google Drive. La opción gratuita es bastante limitada. La de pago incluye una enorme lista de plantillas sobre las que trabajar.
  • GitMind. Es gratuita y puedes utilizarla directamente desde el navegador aunque también ofrece la alternativa de descarga. Tendrás que registrarte para poder acceder a sus plantillas que aparecen organizadas por categorías. Cuenta con un menú muy intuitivo y su uso es muy sencillo.
  • GoConqr. Es un entorno de aprendizaje online, gratuito y personalizado. Además de planificar tu tiempo de estudio, cuenta con herramientas para crear y compartir apuntes, mapas mentales, fichas de estudio o esquemas.
  • Coggle. Puedes registrarte a través de una cuenta de Google y crear tu perfil para poder trabajar en esta plataforma que también permite el trabajo en equipo.
  • Draw.io. Es una herramienta gratuita con la que podrás diseñar cualquier tipo de esquema, añadiéndoles enlaces o imágenes. Su interfaz es muy sencilla y se basa en el sistema drag and drop (arrastrar y soltar).
  • Canva. Es una aplicación de diseño gráfico y aunque no fue diseñada para este tipo de funciones, es una de las más populares. No necesita registro, a no ser que quieras conservar los esquemas en la propia aplicación para poder editarlos después. Es gratis pero algunas de sus plantillas y herramientas son de pago.

Word: te contamos cómo utilizarlo

Hacer un esquema en Word es mucho más sencillo de lo que imaginas:

  • Menú Vista, selecciona la opción Esquema.
  • Añade los títulos que vas a emplear en el documento.
  • Empleando los botones de nivel, vas creando la estructura del esquema, distribuyendo el contenido en los distintos niveles.

Hacer esquemas en Powerpoint: descubre cómo sacarle partido

PowerPoint es básicamente una herramienta con la que crear presentaciones recurriendo a diapositivas pero entre sus utilidades también está el poder crear esquemas, empezando desde cero o utilizando alguna plantilla.

  • Comienza abriendo un proyecto en blanco para empezar de cero.
  • En el menú Insertar de la ventana principal selecciona la opción Formas y aparecerá un menú desplegable con todas las alternativas predeterminadas.
  • Finalmente, el esquema se guardará como un archivo de imagen que podrás insertar en otro documento o en una presentación.

Documentos de Google

Como editor de texto con Google Docs también puedes crear esquemas, editando y subiendo documentos. No tendrás que descargarte ningún programa externo ni recurrir a ninguna otra aplicación.

  • Entra con una cuenta de Google.
  • Abre un nuevo documento
  • En el menú Ver elige la opción Mostrar Esquema de documento.

Ten en cuenta que durante todo el proceso de creación de un esquema, estás asimilando conceptos y aprendiendo sin necesidad de memorizar. Una vez finalizado, el repaso de su contenido es mucho más ágil, lo que te ayudará, sin duda, a enfrentarte a tus próximos exámenes.

A parte de los esquemas, existen otras técnicas y consejos que te ayudarán en el proceso de estudio. Te contamos cómo preparar un examen para superarlo con éxito, combinando otras técnicas como el repaso y la autoevaluación.