Habilidades para la empleabilidad: qué buscan las empresas

23/03/2021

Comparte en redes sociales:

Atrás quedaron los tiempos en que las empresas únicamente seleccionaban a sus empleados en función de la posesión de un título universitario y de experiencia en el sector. Hoy los departamentos de Recursos Humanos piden a los candidatos otro tipo de competencias. Por ello las habilidades para la empleabilidad son esenciales para tener éxito en un proceso de selección.

¿Qué es la empleabilidad?

La OIT (Organización Internacional del Trabajo) define la empleabilidad como “la aptitud de la persona para encontrar y conservar un trabajo, para progresar en él y saber adaptarse al cambio a lo largo de la vida profesional”. Dentro de este concepto de empleabilidad se incluyen actitudes y aptitudes, conocimientos, destrezas y habilidades que facilitan la inserción laboral.

Tipos de empleabilidad

Podemos distinguir dos tipos de empleabilidad, la interna y la externa.

Empleabilidad interna

Hablamos de empleabilidad interna cuando los conocimientos y habilidades que tiene un trabajador encajan con lo que necesita su empresa. Este concepto hace referencia a los aspectos del perfil profesional de un trabajador que tiene que potenciar para adaptarse a las necesidades que tiene su empresa.

Empleabilidad externa

Por otra parte, nos referimos a empleabilidad externa cuando los conocimientos y habilidades del trabajador están alineados con lo que demanda el mercado laboral en cada momento. De esta forma su inserción laboral será más sencilla.

¿Cuáles son las habilidades mejor valoradas por las empresas?

Aunque puede haber diferencias por sectores, las empresas valoran especialmente las siguientes habilidades cuando tienen que seleccionar a sus empleados:

Adaptabilidad

Aquellas empresas que más éxito tienen son las que saben adaptarse rápidamente a los cambios. Por ello la adaptabilidad es una de las competencia más valoradas en sus trabajadores. Implica saber modificar la propia conducta para alcanzar determinados objetivos cuando surgen dificultades, nuevos datos o cambios en el entorno.

Análisis y resolución de problemas y conflictos

Las empresas necesitan contar con empleados que resuelvan los problemas y conflictos que surgen en las organizaciones en el día a día. Saber identificar problemas, diagnosticar sus causas, reconocer información significativa, y buscar soluciones son cualidades muy bien acogidas.

Aprendizaje

Ante los cambios sociales y los avances técnicos y digitales, las empresas buscan empleados con capacidad de aprendizaje, que sepan asimilar nueva información y aplicarla eficazmente.

Autonomía e iniciativa

Otra habilidad valorada por los empleadores es que el trabajador tenga iniciativa y autonomía: que sepa actuar por propia iniciativa, tomar sus decisiones y organizarse su agenda de actividades, estableciendo prioridades y utilizando el tiempo de forma eficiente. En resumen, que sean proactivos.

Capacidad crítica

Otra competencia requerida por las empresas es que sus empleados tengan capacidad crítica, una habilidad para evaluar datos y líneas de acción para tomar decisiones lógicas de forma imparcial y razonada.

Competencias digitales

Esencial en la actualidad es saber usar herramientas digitales, que cada vez son más requeridas en un mayor número de puestos de trabajo. Esta competencia conlleva dominar las principales aplicaciones informáticas pero también conocer los riesgos del mundo digital, las libertades que asisten a las personas en el mundo digital, saber buscar, obtener y tratar información, saber crear contenidos o resolver problemas utilizando los recursos tecnológicos disponibles.

Creatividad

Algunas empresas también valoran la creatividad en sus empleados, entendida como la capacidad para proponer soluciones imaginativas y originales, distintas a los enfoques tradicionales.

Comunicación eficaz

Otra competencia bien valorada es la de ser capaces de comunicarnos eficazmente de manera verbal y no verbal y con persuasión, es decir, de forma clara y convincente a fin de que la otra persona -pueden ser clientes de la empresa, futuros socios, etc.- asuma nuestros argumentos.

Liderazgo

Para ciertos perfiles -sobre todo directivos- las empresas buscan personas con capacidad de liderazgo, que puedan guiar al equipo en la consecución de un objetivo.

Resistencia

Se trata de la capacidad de mantenerse eficaz en situaciones de rechazo y de tolerar la presión del puesto.

Sensibilidad organizacional

Es la habilidad para percibir el impacto y las implicaciones que tendrán las decisiones en todos los departamentos de la empresa.

Empatía y sociabilidad

Las empresas buscan trabajadores empáticos, sociables, abiertos y participativos, es decir, que sepan ponerse en el lugar de los otros y que sepan relacionarse con el resto de personas tanto de dentro como de fuera de la organización.

Trabajo en equipo

Por último, las compañías valoran que sus empleados sepan trabajar integrados en un equipo, buscando un objetivo común por encima del interés personal.

Consejos para mejorar tu empleabilidad

Si estás buscando trabajo, es conveniente que hagas una primera reflexión sobre tu perfil, cuáles son tus intereses laborales, cuáles son tus puntos fuertes, y dónde están tus puntos a mejorar. Responder a preguntas del tipo “cómo eres, qué sabes hacer, qué puedes hacer, qué quieres hacer” te ayudará a conocerte mejor y a valorar tus capacidades y al mismo tiempo a saber cuáles son las áreas de crecimiento o donde tienes que mejorar.

También te ayudará a mejorar tu empleabilidad ser capaz de analizar el mercado laboral (¿cómo está el sector o sectores que te interesan?, ¿están contratando o están recortando?, ¿qué tipo de perfiles están pidiendo las empresas?, ¿se esperan cambios en el futuro?) y mostrarte abierto a los cambios. Esta visión del contexto laboral te permitirá anticiparte y reorientar tu carrera hacia otros sectores con más futuro, o darte cuenta de que necesitas reciclarte profesionalmente y completar tu formación en aquellas áreas que están demandando las empresas.

Asimismo para conseguir un perfil empleable es preciso que entrenes tus habilidades sociales: saber comunicarte con los demás, crear y cultivar tu propia marca personal, reforzar tu capacidad de liderazgo, hacer networking, etc.

Por último, es conveniente que trabajes las habilidades requeridas por las empresas -que hemos enumerado antes- pues aumentará tus posibilidades de superar una entrevista de trabajo y ser contratado.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.