Cómo preparar oposiciones: consejos para lograrlo

23/09/2021

Comparte en redes sociales:

Estás preparando una oposición y necesitas ayuda? Superar una oposición no es una tarea sencilla, requiere dedicación, esfuerzo y estudio. En este artículo encontrarás toda la información y consejos que necesitas para saber cómo preparar oposiciones con éxito.

Cómo elegir oposición

Para empezar a preparar las oposiciones lo primero que debes hacer es escoger aquel proceso selectivo que mejor se adapte a tu perfil y tus intereses. ¿Quieres convertirte en profesor, sanitario o policía? ¿Has pensado en trabajar en Instituciones Penitenciarias o en la Administración de Justicia? ¿Quieres optar a una plaza dentro de la Administración General del Estado, de tu comunidad autónoma o de tu ayuntamiento? No todas las oposiciones presentan el mismo grado de dificultad, así que es algo que debes tener en cuenta a la hora de tu elección, en función de tu nivel académico y la disponibilidad de tiempo que tengas para estudiar.

La oferta de oposiciones es amplísima y puedes consultarla en las páginas web de los diferentes organismos públicos, en donde tendrás toda la información sobre el calendario del proceso selectivo y los requisitos necesarios para inscribirte. La Administración central dispone además de un buscador con el que podrás localizar todas las convocatorias de empleo de las diferentes administraciones.

Material: confía en la documentación oficial

Una vez inscrito en el proceso selectivo correspondiente, llega el momento de ponerse a estudiar. Y para ello debes acudir o bien a la página web de la administración convocante de la oposición o a su boletín oficial (en donde se publican las convocatorias de oposiciones). A través de estos canales oficiales podrás conocer cuál es el temario que se exige -leyes y temas, habitualmente- y a qué tipo de exámenes tendrás que enfrentarte: tipo test, prácticos, exámenes de desarrollo, orales, pruebas físicas y psicotécnicas, etc.

Consulta las leyes que necesites aprender (desde el BOE, por ejemplo) y consigue el temario de tu oposición. Puedes acudir a una academia que te facilitará los temas ya elaborados, puedes conseguirlos a través de una persona que haya superado la oposición antes que tú o bien puedes elaborarlos tú mismo a partir de la legislación.

Encuentra y adapta tu lugar de estudio

Igual que si estuvieras estudiando la carrera, para preparar una oposición tienes que disponer de un lugar de estudio acondicionado. Una mesa amplia con una silla cómoda situada en una habitación tranquila y con suficiente luz natural es suficiente. Coloca a mano las leyes, temario en papel, folios y bolígrafos que necesites, y si utilizas alguna plataforma online para realizar tests y prácticos -una alternativa a las academias tradicionales cada vez más frecuente- instálate también un ordenador.

Puedes echar un vistazo a nuestro post sobre estudiar en casa para lograr el mejor ambiente de estudio. ¿Utilizar música para estudiar? En Smartbank hemos elaborado una sesión de música para ayudarte a concentrarte y memorizar.

Organízate: horarios y tiempo de estudio

Es fundamental que organices el estudio de tu oposición en función del tiempo que tengas disponible. No vas a poder dedicarle el mismo tiempo si tienes que combinarlo con un trabajo que si va a ser tu única dedicación.

Al iniciar la preparación de la oposición, y en función del tiempo que te reste hasta el primer examen, debes planificar qué vas a estudiar cada día; por ejemplo, un tema más una ley más un test, y establecer jornadas de repaso. Con este calendario no tendrás que improvisar a diario y te será más fácil centrarte en el estudio. Comienza, eso sí, de menos a más horas, para adaptarte progresivamente a una rutina de estudio, sobre todo si hace tiempo que no coges un libro.

Si el proceso selectivo contempla varios exámenes (habitualmente, primero un tipo test y después uno de desarrollo), es conveniente que combines desde el inicio la preparación de ambos, ya que el tiempo que el tribunal concede entre uno y otro ejercicio suele ser corto. Lo mismo sucede si tienes pruebas físicas que superar (en el caso de las oposiciones a Cuerpos y Fuerzas de Seguridad).

Utiliza técnicas de estudio adecuadas

Existen muchas técnicas de estudio que puedes aplicar a la preparación de tu oposición, pero básicamente hay cinco pasos que tienes que contemplar:

  • Leer: lee las leyes y temas que tengas que estudiar y subraya los conceptos más importantes de cada párrafo.
  • Esquematizar: los esquemas te ayudarán a memorizar lo más destacado de cada tema.
  • Memorizar: ayúdate de técnicas de memorización para recordar conceptos, datos, títulos de leyes, fechas, etc.
  • Practicar: replica los diferentes tipos de exámenes a los que te vas a enfrentar en el proceso selectivo. Si son test, practica haciendo test; si tienes que desarrollar un tema por escrito, haz un autoexamen de un tema cada semana y si tienes que leerlo luego ante un tribunal, hazlo también casa (si no tienes preparador) y grábate para luego escucharte y corregir los errores.
  • Repasar: una vez que hayas visto todo el temario, comienza de nuevo a repasar todos los temas. A cada nueva vuelta verás cómo dominas mejor los temas y te resulta más fácil memorizarlos.

Sé positivo y no te desanimes

Has de saber que preparar una oposición es una carrera de fondo. En función de la dificultad de la oposición y de tu disponibilidad de tiempo, convertirte en funcionario puede llevarte dos o más años. Por eso, es importante que mantengas una actitud positiva durante tu preparación, y que incorpores a tu rutina diaria algún momento de desconexión para recargar pilas, pues no siempre con más horas de estudio obtendrás un mayor rendimiento. Los descansos, una buena alimentación y algo de ejercicio son imprescindibles para superar el reto.

Errores que debes evitar

Además de seguir los anteriores consejos para preparar oposiciones, presta atención también a los errores que debes evitar:

  • No elegir bien la oposición: no te dejes llevar por lo que hayan hecho otros antes o porque la oposición parezca más fácil a priori. Infórmate bien de las diferentes opciones que existen antes de decantarte por una u otra.
  • Estudiar sin horarios y sin planificación: organizarse es indispensable para sacar el máximo partido a tu tiempo y llegar a la fecha del examen con todo el temario preparado.
  • Pretender memorizar todo la primera vez que estudias un tema. Las jornadas de repaso son fundamentales para manejar con fluidez un temario amplio.
  • No hacer simulacros de examen: te servirán para acostumbrarte al formato y autoevaluar tus conocimientos.
  • No reservar tiempo para descansar y desconectar del estudio.
  • Dejar el contenido difícil del temario sin estudiar: cualquier tema puede entrar en el examen, así que no dejes de lado aquellos que te parezcan más duros.
  • No realizar repasos, que son esenciales para fijar en la memoria los contenidos.

Recuerda: la planificación, la perseverancia y el esfuerzo son claves para preparar unas oposiciones con éxito. Pero si no lo consigues a la primera, no desesperes. Es una posibilidad que debes contemplar pero que no debe desmotivarte en tu objetivo de conseguir esa ansiada plaza de funcionario.